lunes, 15 de junio de 2009

Melancolía




De todos los sentimientos que viven en el alma es la melancolía la que puede ocuparla total y constantemente. Ella se instala, no sé si cómodamente pero si con amplitud.
A veces el amor parece desplazarla, pero apenas la oculta débilmente. Otras veces una especie de dicha, alegría momentánea de un instante fugaz intenta colgarle lucecitas de colores, brillitos efímeros, tintineos de cascabeles que se deshacen en el aire como polvo no más haber comenzado a sonar.
La melancolía tiene el poder y la fuerza de mantenerse incólume, impenetrable, indestructible. Está siempre presente, no oculta ni disfrazada ni apenas perceptible ni solapada, está y se muestra en su íntegra magnitud.
Acompaña con absoluta desfachatez y sin ninguna reticencia todos y cada uno de los sentimientos que le vienen a hacer compañía mientras dura este ejercicio del vivir.
Está por supuesto y se muestra en cada imagen de cada recuerdo y no falta jamás en la idea de futuros sucesos porque es cómplice esencial de la ansiedad y la esperanza.
La melancolía no es estrepitosa, sofisticada no llama la atención, no brota en lágrimas, no rompe en risas ni grita improperios a los cuatro vientos, es suave, silenciosa, se mueve lenta y constantemente envolviéndolo todo con un viscoso velo que no dificulta la visión, solo obliga a que se mire a través de él.
La melancolía esta presente en todas las expresiones en las que el alma se manifiesta en su totalidad. En la mirada de los enamorados subyace tras el brillo de los ojos para decir “te tengo, pero no me es suficiente, parece que sí pero no podemos ser uno solo, somos naturalmente dos”. En el abrazo de la madre y el hijo se duplica “ya no te tengo en mí, vive en el mundo”, “no lo deseo realmente pero me separo de ti”.
Es la melancolía la que nos hace vibrar el corazón, el cuerpo entero cuando oímos música, cuando observamos un cuadro, cuando nos conmovemos ante una poesía o una prosa escrita con la perfección del arte. Si no es así explíqueseme porque se experimenta en esos casos, al mismo tiempo que el goce artístico, una especie de congoja que nos oprime el pecho y nos invita al llanto emocionado. Es por ella, es una vez más y siempre ella la que en su abrazo posesivo y eterno nos acaricia desde lo profundo todas y cada una de las sensaciones que experimentamos.
Ella, tranquila, serena, sin impedimentos, por si sola permanece instalada en nuestro espíritu, sabe que no puede ser desalojada, ella sabe que sabemos que es el cuaderno donde la vida escribe día a día resignada su eterno fracaso, ese fracaso que trae desde la cuna y que es su propia muerte

*******************************

9 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Que hermoso tu blog y tus escritos te sigo y te enlazo a mi blog de poemas para poder leerte con mas frecuencia.

Un abrazo
Saludos fraternos con mucho cariño

Besos.

Que tengas una semana muy bella

Sauce Llorón dijo...

Bien dices que la melancolía es un sentimiento instalado constante en el alma,comienza por ser pequeñito,pues la añoranza de momentos pasados van aumentando con los años vividos y termina por ser grande pues la esperiencia de la vida aumenta el abanico de añoranzas,de melancolías que a veces nos hacen sonreir a la vez que nos entristece.
Bonita y "melancolica" entrada Nora
Un beso

La sonrisa de Hiperión dijo...

Pasé a echar un ratito de lectura. Me quedo encatando...

Saludos!

Nora dijo...

Gracias Adolfo, hermano americano

Sauce, te hice una visita un poco melancólica

Antonio, quedate cuanto quieras ¿ un café?

A. G. dijo...

Muy buena tu descripción de la melancolía y con tan dulces palabras inclusive tratandose de este tipo de sensación, y es verdad hay momentos que todo está bien, todo perfecto y puede ser el momento por siempre soñado, pero ahí esta la melancolía presente porque sabemos positivamente que ese momento, es simplememnte eso , un momento , que termina en un suspiro.

Old_Fashioned_Lover_Boy dijo...

Que bien escribes Nora, mis respetos y saludos. Vine para conocer quien habia dejado su huella y encuentro todo una ruta marcada con pasos firmes que ciñen un camino. Me quedo leyendo, re encontrando textos e ideas, que como esta melancolia que citas, me lleva a recobrar sentimientos que enia un tanto guardados.

Saludos desde Chile, De mis noches a Tus Noches.

Un beso, adios.

Nora dijo...

Gracias Old Fashioned por tu grata visita y tus elogiosas palabras y me complace que mi texto te haga recobrar sentimientos guardados, sean agradables o no del todo siempre vale la pena tenerlos presentes para saber que estamos vivos

impersonem dijo...

No sé, creo que la menlancolía es un estado de ánimo que se produce cuando la memoria recuerda lo pasado, lo perdido, lo deseado y no obtenido, y a los que se han ido...

Si a mí me puesieran el "melancolómetro" daría casi siempre un alto grado de "melancolemia"...

Besos.

MariluzGH dijo...

Qué bien la has descrito, Nora. Hasta parece hermosa dibujada con tus palabras :)

Es la 'gran señora' que nos inspira o nos seca la inspiración, a su antojo, todos sucumbimos alguna vez a 'sus encantos' ¿verdad?

¡¡me encantó!!

abrazos desde el sur español

Related Posts with Thumbnails