domingo, 29 de enero de 2012

Ya no quedan príncipes y mucho menos princesas



Mi hija mayor me pregunta:
Ceci  (mi nieta) está mirando la tele, apareece la propaganda de las princesas de Disney 
Y le dice al padre: "Papá yo quiero ser una princesa ya, y quiero bailar con el príncipe" y yo pienso entonces: ¿debería seguir contándole CENICIENTA a la noche como vengo haciendo algunas veces??? O por su bien no?
Debemos fomentarle las madres esa mentira de un príncipe y final feliz o mejor no???
 Y yo le respondo:

 A mi me parece que las madres deben evitar a toda costa ese doble mensaje del que yo fui víctima: lo del príncipe azul, llamese de este modo al hombre que habrá de protegernos, cuidarnos, mantenernos etc. por un lado  y por el otro (no tanto a mi pero en general a las chicas de mi edad) que los hombres son todos unos sinvergüenzas, que lo único que quieren es "eso", que hay que tener cuidado porque una vez que lo consiguen te dejan-, etc.etc.etc.o sea no te protegen, ni te cuidan, ni te mantienen.
En esta época es absurdo hablar de principes y princesas, habría que recrear otros cuentos además de esos para que tengan bien en claro que son todos cuentos, es decir si no existen los monstruos y los dragones ¿por qué han de existir los príncipes?
El problema está en que uno cuando cuenta el cuento hace hincapié en la relación emocional y romántica ¿por que no contarle entonces que  Juana de Arco fue a la guerra y liberó a Francia del asedio (¡caramba con la vejez! no me acuerdo de quienes, ingleses creo, siempre estuvieron en guerra)¿por que no contarle de una aviadora que fue la primera en hacer no sé que? o ¿la investigadora que pasó con los gorilas buena parte de su vida y madam Curie que trabajó codo a codo con su marido o las heroínas de nuestra historia de emancipación ¿por que no? y no hablar de las doctoras que van a Africa o la India a morir de cólera o SIDA mientras atienden y vacunan a los nenes? de alguna forma hay que decirselo, hay que mostrárselo, hay que enseñárselo, es el mundo real. Y si de fomentar la imaginación se trata para que su inteligencia se desarrolle en toda su capacidad empezar a hacer cuentos algo fantásticos de todo esto, de manera de que asimilen una realidad  de la manera más simbólica posible.
Yo sé que no es fácil lidiar con la publicidad en televisión, con la mediocridad de los medios y con el marketing para vender pero hay que hacer el esfuerzo sin destruir la inocente y prolífica imaginación de un niño.
Es dificil, deberán los padres hacer uso de toda la capacidad de su intelecto para semejante labor pues no se trata de que carguen sobre sus espaldas todos lo errores y culpas de la humanidad, se trata simplemente de que la fantasía se arrime todo lo posible a la realidad.
Cuando su papá les contaba el cuentito de la noche para ir a dormir, el escenario era fantasioso, los animales hablaban y hasta hacian cosas  inverosimiles pero siempre, siempre recreaban algo que había ocurrido ese día, algo real, algo tangible, algo que servía como enseñanza y moraleja aunque fuera en un bosque encantado
Cuando les contamos un cuento de principes y princesas a nuestras nenas ponemos en ello nuestra carga emocional, nuestra ilusión perdida y muchas cosas más. Las vemos románticas  y tan femeninas en  esa corta edad que se nos inunda el corazón de ternura pero, ¡ojo! ese corazón que se inunda es el nuestro no necesariamente el de ellas.
Ellas van a vivir en un mundo donde la competencia será  tanto con hombres como con mujeres, donde cada vez más las mujeres llevan su vida y su maternidad solas, donde son absolutamente independientes de todo príncipe, de todo padre rey, tutor o encargado, donde procuran su propio sustento y donde en muchos casos "paran la olla"en la casa cuando el marido pierde el trabajo, como ha sucedido en nuestro país.
Entonces, y ya que me he extendido en demasía, voy a responder a tu pregunta: NO
No debemos fomentarle las madres esa fantasía  (no digamos mentira, demos crédito a la literatura) y final feliz. Porque finales felices son pocos, más vale no entusiasmarlas para que los esperen, así cuando los encuentran serán verdaderamente felices.
Por favor, entiéndaseme bien, no se trata de largarle de un baldazo las crudas realidades de la sociedad y la vida, se trata, lisa y llanamente, de no fomentarle ilusiones, de tener cuidado en lo que se dice. Si tenemos cuidado cuando hablamos de monstruos o de fantasmas y dragones porque sabemos que aunque les digamos que no existen van a mirar debajo de la cama antes de dormirse ¿por qué entonces no tener cuidado cuando se habla de principes y princesas?

5 comentarios:

MariluzGH dijo...

Pues estoy totalmente de acuerdo contigo, Nora.

abrazos :)

Lapislazuli dijo...

Creo que la vida real es tan dura que podemos conservar la inocencia de los cuentos, explicando que en las fantasias los animales hablan, hay principes y princesa, ya tendran tiempo para sufrir la realidad.
Un abrazo

Mariela Parma dijo...

Me encanta tu blog!! Dinámico!! no debemos dejar de creer en principes o princesas!!! En los tiempos que corren la tecnología es algo que nos acompaña siempre y mezclarla con la educación es una opción muy constructiva!! Te invito a conocer y si te parece justo, y merecedor de un voto a mi blog, participa en solidario. te espero por http://lablogoteca.20minutos.es/todo-preescolar-15750/0/
Te lo agradecería de veras! Se puede votar hasta el 3 de febrero!! saludos desde argentina!!

Reina dijo...

Totalmente de acuerdo con vos...
Quizás sea por eso que nunca estamos conformes porque vivimos soñando con ese cuento de hadas que no existe...
Podríamos empezar por novelar esas historias de mujeres emprendedoras y llevarlas a la literatura infantil para contarle a nuestras niñas sueños posibles de conseguir... :)
Es una buena opción...!

Común dijo...

Hola!!!

Hoy solo paso para recordarte que mañana es el gran día, tenes que votar a 20 blogs....
Buena semana con un abrazo de oso.

Related Posts with Thumbnails