sábado, 3 de octubre de 2009

Dijiste : Te adoro




El corazón abriste y en tu pecho
una caja mostró su carmesí
y un aroma de pétalos dispersos
parecieron dos palabras que aprendí.

*
Como dos nubes que se separan
para permitir entrar al sol,
se abrió tu boca y vi las palabras
con toda su luz y su calor.

*
El alma diste en suspiros,
tu aliento cálido me unió a ti,
y como agua de cristales nítidos
de tu fondo todo lo vi.

*
Miraron tus ojos y su mirada
llevó una semilla a mi corazón,
con tu ternura y amor regada
esa semilla se volvió flor.



*******
La imágen es de esas maravillosas fotos de Miguel en su blog el senderista loco

5 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Que hermoso poema..

Diste el alma en un suspiro.. Maravillosos versos..


Un abrazo
Saludos fraternos

Que tengas una semana excelente

Sauce Llorón dijo...

Sólo dos palabras,pueden desatar una revolución de emociones y sentimientos y de una forma tan bella como el poema.
Te adoro, es subir a esa persona a lo más alto del pedestar de la vida y que bien suena en los oídos, y cuanto gusta el poder decirlo.
Un beso

Gracias por elogiar a "mis flores"

Old_Fashioned_Lover_Boy dijo...

Quería decir más, pero esa complicidad de DOS me intimida. Muy lindo, se aprecia por los ojos de quien tambien sabe querer.

Un saludo, y que bien se siente ver a otros disfrutar del querer.

Nora dijo...

Gracias Adolfo, te diré que el alma se me escapa con frecuencia en un suspiro

Sauce, es lindo decirlo, escucharlo endulza los oídos pero es más bello decirlo y más aun sentirlo

OFLover boy
Te doy las gracias por tus palabras y te digo que es una suerte tener el don de saber querer, muchos creen tenerlo y no es así

impersonem dijo...

Cuando el corazón se abre y se entrega el alma a quien se quiere entonces florece el amor de forma esplendorosa.

Besos.

Related Posts with Thumbnails